Taller de Ayuda para Padres en Anaheim

Como Formar El Carácter en Su Hijo / Hija

¿Qué es el carácter?

El carácter es la combinación de valores que se han tejido en el entramado moral de la vida de la persona. El carácter moral es el reflejo exterior del hombre interior. Cuando hablamos acerca del carácter cristiano nos estamos refiriendo a la excelencia moral. Dios no llama a su pueblo a la mediocridad moral que impera en nuestra sociedad. Ese nivel más elevado requiere de la acción concreta por parte de los padres quienes deben enseñar los valores bíblicos a sus hijos.

Disfrutar de buenas relaciones familiares no es el principal de la instrucción del carácter; existe un propósito más elevado . Nuestras buenas obras. Son la forma más concreta de testimonio cristiano y el medio por el cual definimos a Dios ante el mundo y ayudamos a otros a encontrarlo.

Relaciones para la instrucción del carácter.

Existen seis relaciones naturales que proveen la base de toda la instrucción del carácter:

  1. La autoridad
  2. Los padres
  3. Los mayores
  4. Los compañeros y los hermanos
  5. La propiedad de los demás.
  6. La naturaleza.

Estas seis relaciones pueden considerarse como las facetas de un precioso diamante. Brilla al ser pulida en todas sus facetas; no apreciar una faceta significa devaluar la totalidad del diamante.

1.-El respeto por la autoridad

El respeto a la autoridad es obligatorio para todo aquel que quiera vivir bajo las normas de Dios. La autoridad no es un concepto ajeno a las Escrituras. Romanos 13:1 dice, “ Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas “. I Pedro 2:13-14 dice,” Sométase por causa del Señor a toda autoridad humana , ya sea el rey como suprema autoridad o a los gobernadores que él envía para castigar a los que hacen el mal y reconocer a los que hacen el bien”.

2.-El respeto a los padres

El mandamiento “Honra a tu padre y a tu madre” es tan especial que viene con una promesa incluida: “… para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te dá”. ( Éxodo 20:12 ). También, el deshonrar a los padres tiene una maldición implícita. Los que abusan o deshonran a sus padres recibirán el juicio de Dios toma en seria “El que hiere a su padre o su madre, morirá. Igualmente, el que maldijere a su padre o a su madre, morirá. ( Ex. 21:15,17). Dios toma en serio la paternidad y los padres no deben permitir que sus hijos hagan mofa de su posición de autoridad. Los niños no obedecerán, respetarán, ni honrarán automáticamente a sus padres, ya que estas cualidades van en contra de su naturaleza. Los niños deben recibir educación y guía de los padres para hacerlo. Recuerde, los padres son nombrados por Dios para gobernar el alma de sus hijos.

• La obediencia, la sumisión y la honra.

Al instruir a los niños los padres deben ayudar a sus hijos a intercambiar la obediencia por la sumisión. La obediencia es un maestro temporal que lleva al niño a amoldarse por medios extrínsecos hasta que esté moralmente preparado para controlarse por convicción. La sumisión de los padres quiere decir hacer el bien por devoción a ellos y no por temor a una reprimenda; la obediencia no es más que el punto de partida de honrar; no es el fin.

• Las 4 etapas de la paternidad.

La META final es la AMISTAD con sus hijos, pero no puede ser el inicio de la relación etapa depende de la anterior para lograr la meta.

2.1.- DISCIPLINA nacimiento – 5 años
META : CONTROLAR / INSTRUIR
Los padres establecen el derecho de guiar las vidas de sus hijos.
Hay límites que cederán a libertades a medida que el niño demuestra un
comportamiento responsable
Tenemos que controlar a los hijos para poderlos educar.

2.2.- ENTRAMIENTO 6-12 años
META : CORREGIR / INSTUIR
Los padres son como un entrenador deportivo: practican, hacen ejercicio
con los hijos, los paran, les corrigen, les explican.
El niño aún no está en la vida real, sólo está en la práctica.

2.3.- DIRECCIÓN TÉCNICA 13-19 años
META : DIRIGIR / INSTRUIR
Los padres pueden dar sugerencias, pero no pueden parar el partido para
enseñar, explicar.
Los hijos ya están en el partido de la vida real, ellos juegan, se mueven solos.
La forma en que el padre dirige determina :
• La forma en la que los hijos juegan
• La forma en la que los hijos responden a las sugerencias del padre

Si los padres han establecido el derecho de guiar sus vidas, podrán entrenarlos y dirigirlos.

2.4.- AMISTAD 20+
META : DISFRUTAR / INSTRUIR
La amistad es la meta de la relación con los hijos.
Aunque la relación padre-hijo no termina, se empieza un nuevo estilo

3.-El respeto a los mayores

Si hay algo que se ha perdido en los últimos años, ha sido el respeto hacia los mayores. En el pasado los padres enseñaban este respeto a sus hijos y la edad era una institución reconocida; por la actualidad, nuestra sociedad simplemente tolera a las persona de edad. Mañana, si no se produce ningún cambio, las consideramos una carga.

Levítico 19:32 dice : “ Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano y de tu Dios tendrás temor “. Job dijo : “En los ancianos está la ciencia ,y en la larga edad la inteligencia”. ( Job 12:12). El mensaje es claro: honrar la edad es honrar a Dios, y esa debe ser la razón que ser la razón que demos a nuestros hijos.

Enseñar a su hijos la manera correcta de interrumpir una conversación es una manera practica de mostrar respeto a los demás.

4.-El respeto por los iguales

Un igual es alguien de la misma categoría o dignidad. Los iguales de nuestros hijos incluyen tanto a los hermanos como, a los amigos y compañeros de salón, entre otros.

Anime a sus hijos a ser felices cuando algo bueno le sucede a un hermano. Cuando uno se ellos cumpla años, los hermanos no necesitan recibir regalos. Recuérdeles continuamente a sus hijos que son el mejor amigo el uno del otro y que deben aprender a respetarse y cuidarse.

Enseñando la sensibilidad hacia otros

No se limite a enseñarle a su hijo a controlar su comportamiento; enséñele a ser sensible ante los sentimientos de sus iguales. La sociedad se encargará de controlar el comportamiento hostil; usted deberá inculcarle a sus hijos la sensibilidad hacia los demás.

5.-El respeto por la propiedad

El respeto por los derechos de propiedad de otros es otra faceta de la instrucción moral. La Biblia habla acerca de la propiedad privada desde el principio mismo. Por todo el Antiguo Testamento se encuentran leyes que protegen el derecho de posesión del hombre, empezando por el octavo mandamiento, “No robarás” (Éxodo 20:15). Jesús animó el uso apropiado de estas leyes, y usó con frecuencia el dinero y las posesiones como motivos de enseñanza.

6.-El respeto a la naturaleza

Existen tres razones por las cuales debemos respetar la naturaleza:

6.1. Porque la naturaleza fue creada por Dios

Dios Creó tanto la flor como al hombre, pero creó la flor para el hombre. Los objetos de la naturaleza no poseen la misma esencia que el hombre, pero la naturaleza, al igual que el hombre, tiene un valor inherente, como resultado del proceso de la creación.

6.2. Porque Dios le dio al hombre dominio sobre la naturaleza

Dios instruyó a Adán para que cuidara del jardín y dominara sobre él (Génesis 1:28). Tomar dominio sobre la creación no significa destruir la naturaleza sino conservarla. La obligación del hombre es ser un mayordomo de la creación, y eso implica protegerla y cuidarla.

6.3. Porque respetamos a los demás

Respetar la naturaleza debe incluir la consideración hacia aquellos que vienen detrás de nosotros, los que están junto a nosotros, o los que van delante de nosotros.
Decidir no tirar basura en la carretera, así sea biodegradable, debe basarse en los derechos que tienen los demás de disfrutar la belleza del paisaje.

• TAREA: OBSERVE A SUS HIJOS Y HAGA UNA LISTA DE LOS IRRESPETOS COMETIDOS

7.- EL PAPEL DEL PAPA

Nuestros hijos se tendrán que enfrentar a un sinnúmero de situaciones que los harán perder la confianza en los demás. Las amistades, relaciones laborales y amorosas representan oportunidades para perder la confianza. La vida de sus hijos se verá llena de incertidumbres, pero usted no tiene que ser una de ellas. ¿Es usted digno de la confianza de sus hijos? ¿Saben ellos que por muy temible que resulte la vida, papá estará ahí para quererlos, aceptarlos, ayudarlos y guiarlos? En este capítulo presentaremos ocho maneras que le permitirán cultivar un sentimiento de confianza con sus hijos.

1. Cultive un sentimiento de identidad familiar

Los investigadores han descubierto que los adolescentes que tienen un sentimiento de identidad familiar tienen menos posibilidades de padecer trastornos emocionales, ideas y comportamientos suicidas, manifestar comportamientos violentos, fumar, beber alcohol o usar drogas. Si sus hijos no pueden confiar en usted, los muchachos de su edad moldearán la vida de sus hijos más de los que lo hará usted.

2. Demuestre continuamente amor hacia su esposa

Los niños se benefician enormemente de la demostración de amor entre los padres. Necesitan sentirse tranquilos viendo que papá está enamorado de mamá. Un padre podrá estar muy involucrado con sus hijos haciendo excursiones, ayudándolos con las tareas, pero puede anular los resultados de sus esfuerzos si no cultiva continuamente una relación de amor con su esposa. El amar a su mujer es un requisito indispensable para crear la confianza en sus hijos.

3. Entienda y respete el mundo privado de sus hijo

Si desea averiguar lo que está pasando con sus hijos, necesita tener acceso a su mundo privado. Todas las personas viven en tres mundos: el público (actividades sociales, trabajo …), el personal (amigos y familiares) y el privado. En nuestro mundo privado están nuestros pensamientos más íntimos, nuestros sueños, anhelos, y nadie lo puede visitar sin nuestra invitación porque tienen lugar en nuestro interior.

Existe un interesante fenómeno en el caso de los niños llamado “ventana abierta” que con frecuencia se pierden los padres que están demasiado ocupados. Las ventanas abiertas son momentos en los que nuestros hijos nos invitan a entrar en su mundo privado. Esos momentos pueden tener lugar cuando paseamos juntos, cuando los acostamos, cuando comemos con ellos… De manera inesperada ellos abren la ventana de su corazón y nos invitan a entrar. Por ejemplo, mientras está acostando a su hija y preguntándole cómo le fue en el colegio, ella puede preguntar si cree que es bonita. Si usted puede demostrar que es digno de confianza durante los momentos vulnerables en sus primeros años, ellos acudirán a usted cuando sean mayores.

4. Cumpla sus promesas

Los padres sabemos que nuestros hijos nunca olvidan nuestras promesas. Si les decimos que el domingo saldremos de paseo ellos estarán pensando en eso toda la semana y se sentirían muy desilusionados si no les cumplimos. Para merecer su confianza debemos realizar lo que les prometemos y no crear expectativas que no podamos cumplir. No debemos caer en el error de evitar hacerles promesas por temor a no poderlas cumplir; al contrario, debemos aprovechar las promesas como un modo para ir mereciendo la confianza de nuestro hijos.

5. Dele a su hijo la libertad de fracasar

Asegúrele a su hijo que, siempre y cuando haya hecho un verdadero esfuerzo, el fracaso es perfectamente aceptable. Sus hijos necesitan saber que usted considera sus fracasos como los primeros pasos hacia el éxito. Como sucede con tantas experiencias en la vida, es mejor intentarlo y fracasar, que no hacerlo.

6. Exprese a su hijo lo especial que es para usted

Tómese muy en serio la necesidad que tiene su hijo de saber que lo considera especial, lo que para usted puede que no sea de gran importancia sí puede serlo para su hijo. Una nota en la lonchera diciendo “Espero que pases un buen día en el colegio. Te veré cuando llegue a casa. Te quiero, papá” es un ejemplo de cómo puede estimular y ganar la confianza de sus hijos.

Cuanto mayor sea su hijo, tanto más necesita tener noticias por escrito de su padre. Dedique el tiempo necesario para escribirle una carta al menos una vez al año. Nuestros hijos necesitan tener a alguien en su vida que crea en ellos. ¿Por qué no puede ser el papá?

7. Abrace a su hijo

Hay algo especial respecto a los abrazos del padre. Los abrazos de la madre traen consuelo; los del padre seguridad. Ni el tiempo, ni la edad, ni el género deberían limitar el contacto físico sano del padre. Nuestros hijos no son nunca lo suficiente mayores como para que no les besemos o abracemos.

Muchos padres comienzan a alejarse físicamente de sus hijas cuando empiezan a hacerse mujeres y esto resulta muy doloroso para ellas. Su hija sigue siendo una niña pequeña que necesita los besos y abrazos de su padre. Si deja usted de comunicarle su amor por medio de su contacto físico, corre el riesgo de que ella supla esta necesidad con la persona equivocada.

8. Cree confianza en la Palabra de Dios

Todas las ayudas expuestas hasta el momento resultan inútiles si el padre es como el hombre insensato que edifica su casa sobre la arena (Mateo 7:24 – 27). Porque cuando las tempestades de la vida vienen arreciando, ¿quedará algo después que pase? Sin la verdad bíblica la familia no tiene dirección definitiva.

Los padres necesitan poner en práctica el liderazgo espiritual en el hogar. Lea y enseñe usted la Palabra de Dios a sus hijos y comuníqueles el mensaje bíblico de salvación por medio de Jesucristo.

• TAREA: TRATE DE INGRESAR A LA VENTANA ABIERTA DE SU HIJO Y COMPARTA