NUESTRA VISIÓN:  “Cumplir con la Gran Comisión.”

NUESTRA MISIÓN:  “Glorificar a Dios, haciendo discípulos hasta que estos hagan discípulos.”

1. Exaltando a Cristo cada creyente debe darle la gloria a Dios, con su vida a cada momento, exaltando a Cristo en todo. Isaías 43:7 fuimos creados para su gloria. Podemos ser tentados a desviarnos del propósito, sino tenemos esto como prioridad; en buscar otros propósitos (nuestros objetivos) y no la gloria de Dios.

  • La prioridad no está en los programas o edificios, sino el glorificar a Dios.
  • Darle la gloria y la honra debe ser la fuerza y la motivación que nos mueva a tomar decisiones en la obra del Señor Jesus.

2. Edificando al creyente cada creyente debe ser equipado de manera que utilice sus dones, poniéndolos al servicio de la obra, buscando la madurez en Cristo. 1 Ped.4:10 Debemos crear una atmosfera (células, programas) donde podamos:

  • Amar, los unos a los otros Juan 13:35
  • Lavarnos los pies los unos a los otros (servir) Juan 13:14
  • Preocuparnos los unos los otros 1 Cor.12:25
  • Confesar ofensas y orar los unos por los otros Santiago 5:16

3. Evangelizando al perdido este deberá ser un estilo de vida, ganando las almas al Señor, 2 Tim.4:1-4 / para abrir sus ojos a la verdad y se conviertan y entren en el proceso de discipulado de la iglesia (grupos de células y enseñanza) para que con sus vidas glorifiquen a Dios.

  • Cristo vino a buscar y salvar lo que se había perdido. Esa era su agenda diaria. El edificio de debe alcanzar 3 objetivos:
  • Un lugar de Encuentro con Dios; donde el perdido encuentre el refugio, la salvación, aceptación y el perdón de sus pecados que tanto anhela su alma.
  • Un lugar donde Su pueblo le dé la Honra y la Gloria debida a Su nombre
  • Un lugar donde se entrene, equipe al creyente para hacer la obra del ministerio.

En resumen la misión es “hacer discípulos hasta que hagan discípulos”

Desarrollo de la Visión

“Ganar a los vecinos para Cristo, integrarlos en el compañerismo de la familia de Dios, discipularlos para que logren la madurez de un carácter como el de Cristo y capacitarlos para servir; para que en todo Dios sea glorificado”

VALORES FUNDAMENTALES
  • Bíblicamente Fundamentada: La Biblia es y será nuestra guía y máxima autoridad, no las tradiciones religiosas o denominaciones. Buscamos ser innovadores y flexibles sin violar los principios bíblicos. Salmo 119:105, 2 Tim. 3:16-17
  • Relevante a la cultura: Tratamos de adaptar nuestro ministerio a las necesidades actuales en este país, sin comprometer los valores absolutos bíblicos. Tratamos de comunicar el evangelio de Jesucristo a la cultura hispano-americana o “latinoamericana” de una manera que lo entiendan. 1 Corintios 9:19-22 “…para que de todos modos salve a algunos”
  • Una estructura simple: Asignamos el liderazgo de la iglesia al pastor y líderes de ministerios quienes son responsables de implementar programas efectivos, siendo el pastor el líder principal.

MINISTERIOS

  • DAMAS
  • CABALLEROS
  • CÉLULAS: CDO, SAL, CASAS (TUTORES)
  • ADMINISTRACIÓN
  • MÚSICA
  • VISITACIÓN
  • CONSEJERIA ALTAR
  • DIACONÍA: UJIERES, SANTA CENA, PULPITO, SERVICIOS DIVERSOS.
  • ESCUELA DOMINICAL (NIÑOS)
  • EVANGELISMO
  • ESTUDIANTES
  • JÓVENES ADULTOS
  • Comprometidos al crecimiento: Comprometidos a la gran Comisión, creemos que la iglesia debe crecer numérica y espiritual y debemos prepararnos para ello; confiando en Dios que El dirigirá nuestro liderazgo a la expansión de la iglesia. Mateo 28:18-20; Juan 15:16
  • Desarrollo del creyente: Creemos que cada creyente debe asumir su responsabilidad a crecer, por la instrucción bíblica y el ejercicio de sus dones. Y a través de su participación en su entorno social, laboral. Hebreos 5:11-14 “…porque debiendo ya ser maestros…”
  • Afirmando la Familia: Proveemos programas y una atmosfera que fortalezca los padres, matrimonios, jóvenes, niños y estamos comprometidos a desarrollar un buen programa de que sirva a este propósito. 1 Juan 2:11-14
  • Centrados en el compañerismo: Desarrollamos una saludable interacción entre creyentes, enfatizamos grupos pequeños “células” para crecer y desarrollar amistad. Salmo 133 decimos “No es una religión, sino una relación’ si, una relación con Dios se entiende, pero también una RELACION con tu prójimo, el hermano que está a tu lado.
  • Restauración de toda persona: Creemos firmemente en buscar al perdido y restaurar su vida a través de Cristo. Si cae y reconoce sus faltas restaurarlo, no condenarlo y juzgarlo. Romanos 2:1
  • Sostenimiento de la obra: Creemos que la obra debe ser sostenida por la contribución bíblica de diezmos y ofrendas. Creemos en que cada creyente es un mayordomo de su Tiempo, Talentos y Tesoros que pone a disposición de Dios para ser usado. 1 Crónicas 23:32 1 Crónicas 25:6-8 “Usted no viene a ver lo que otros hacen, sino a servir al templo para ver lo que Dios ha de hacer” La ofrenda a Dios es un acto de adoración.
  • Oración: Creemos que la base de toda actividad es la oración, por lo que nos hemos comprometido a orar cada domingo 9:30am antes del culto. Y Miércoles y en las casas y de manera individual. 21:13 “Mi casa, casa de oración será llamada”

ARTICULO 3: DECLARACIÓN DOCTRINAL

Aceptamos los sesenta y seis libros canónicos del Antiguo y Nuevo Testamentos de la Biblia como nuestra autoridad en lo que concierne a doctrina y conducta.  Nuestro entendimiento de la verdad cristiana, tal cual se la ve en ellos, esta esencialmente de acuerdo con la Declaración de Credo de la Conferencia Bautista Norteamericana, adoptada en 1982, con el agregado a la sección 9 de una declaración apoyando la visión pre-milenio acerca del regreso de nuestro Señor.  Una copia de este documento junto con este agregado esta sumado y forma parte de esta Constitución.

Nuestras creencias están basadas en Las Sagradas Escrituras y hemos listado nueve verdades claves para su referencia.

1. Acerca de Dios.

Dios es el creador y regidor del Universo, ha existido eternamente en tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Estos tres son iguales y un solo Dios.

Génesis 1:1, 26, 27; Génesis 3:22; Salmo 90:2; Mateo 28:19; I Pedro 1:2; II Corintios 13:14

2. Acerca de Jesucristo.

Jesucristo es el Hijo de Dios, es co-igual; con el Padre. Jesucristo vivió una vida humana sin pecado, y se ofreció a sí mismo como el sacrificio perfecto por los pecados del mundo al morir en la cruz.

Resucitó de entre los muertos al tercer día, para demostrar su poder sobre el pecado y la muerte. Ascendió al cielo y volverá otra vez a la tierra para reinar como Rey de reyes y Señor de Señores.

Mateo 1:22-23; Isaías 9:6; Juan 1:1-5; 14:10-30; Hebreos 4:14-15; I Corintios 15:3-4; Romanos 1:3-4; Hechos 1:9-11; 1 Timoteo 6:14-15; Tito 2:13

3. Acerca del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es co-igual con el Padre y el Hijo de Dios. Está presente en el mundo para hacer conscientes a los hombres de su necesidad de Cristo Jesús. Vive en cada cristiano desde el momento de la salvación. Provee al cristiano: Entendimiento para vivir; Entendimiento de las verdades espirituales y Dirección hacia lo que es correcto. Da a cada creyente un don espiritual al momento de su salvación. Como cristianos, debemos vivir bajo su control diariamente.

II Corintios 3:17; Juan 16:7-13; 14:16,17; Hechos 1:8; I Corintios 2:12; 3:16; Efesios 1:13; Gálatas 5:25; Efesios 5:18

4. Acerca de la Biblia.

La Biblia es la Palabra de Dios para nosotros, fue escrita por autores humanos bajo la guía sobrenatural del Espíritu Santo, Es el recurso supremo de verdad para la creencia y vida cristiana. Por ser inspirada por Dios, es la verdad sin ninguna mixtura de error.

II Timoteo 3:16; II Pedro 1:20,21; II Timoteo 1:13; Salmo 119:105,160; 12:6; Prov. 30:5

5. Acerca del hombre.

El hombre está hecho a la imagen espiritual de Dios. Para ser como El en carácter. El hombre es el objeto supremo de la creación de Dios. Aunque el hombre tiene tremendo potencial para el bien, está manchado por la tendencia de desobedecer a Dios. Esta desobediencia, se llama “pecado”. El pecado separa a las personas de Dios y causa muchos problemas en la vida.

Génesis 1:17; Salmo 8:3-6; Isaías 53:6a; Romanos 3:23; Isaías 59:1,2

6. Acerca de la Salvación.

La Salvación, es el regalo de Dios para nosotros, pero es necesario aceptarlo. No podemos cancelar la deuda de nuestros pecados a través de las buenas obras o el esfuerzo propio . Sólo al confiar en que Jesucristo es la oferta de Dios para el perdón de nuestros pecados, podemos ser salvos de la penalidad del pecado. Cuando nos volvemos de una vida auto controlada, a una vida controlada por Cristo, somos salvos y libres. La vida eterna empieza en el momento en que uno recibe a Cristo como su Salvador y Señor de su vida.

Romanos 6:23; Efesios 2:8-9; Juan 14:6; 1:12; Tito 3:5; Gálatas 3:26; Romanos 5:1

7. Acerca de la Seguridad eterna.

Porque Dios, nos da vida eterna a través de Cristo Jesús, el creyente está seguro en esa salvación por la eternidad. La Salvación, no se puede perder. La Salvación, se obtiene y mantiene por gracia y poder de Dios. El hombre, nada puede hacer para evitarlo.

Juan 10:29; I Timoteo1:12; Hebreos 7:25; 10:10-14; I Pedro 1:3-5

8. Acerca de la Eternidad.

Las personas fueron creadas para existir por siempre, existimos separados de Dios por el pecado o unidos eternamente con Dios por su perdón y Salvación.
La separación eterna de Dios, es el infierno. El vivir en unión eterna con El, es la vida eterna. El cielo y el infierno son lugares reales para una existencia eterna.

Juan 3:16; Juan 2:25; Juan 5:11-13; Romanos 6:23; Apocalipsis 20:15;
Mateo 1:8; Mateo 2:44,46;

9. Acerca del Matrimonio:

Creemos que la Biblia enseña claramente que el matrimonio es una relación de pacto delante de Dios para toda la vida entre un hombre y una mujer, y reconocer otras uniones como matrimonio legítimo, sería contraria a nuestra comprensión de las Sagradas Escrituras. La intimidad sexual es legítima sólo dentro de los límites del matrimonio. La soltería que es casta y el matrimonio son considerados dos estilos de vida honrados y santos ordenados por Dios.

Génesis 1:27, 2:23-24; Malaquías 2:14; Marcos 10:7; Efesios 5:31; 1 Corintios 7:8-10

  1. LAS ESCRITURAS

Creemos que las Sagradas Escrituras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, son Palabra inspirada por Dios, sin error en la trascripción original, y revelación completa de su Voluntad para la salvación del hombre, y la autoridad final y divina para toda la vida y fe cristiana.

(Mt 4:4; Mr 12:26, 36; Jn 5:39; Hechos 1:16; Ro 15:4; 2 Ti 3:16-17; 1 Pedro 1:11-12; 2 Pedro 1:20-21; 3:15-16)

  1. LA AUTORIDAD DE DIOS

Creemos en un Dios, creador de todo, infinitamente perfecto y de existencia eternal en tres personas:  el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (Mt 28:18-20; Mr 12:29; Lc 3:21-22; Jn 1; Hch 5:3-4; 2 Co 13:14; He 1).

  1. LA PERSONA Y EL TRABAJO DE CRISTO

Creemos que Jesucristo es verdaderamente Dios y verdaderamente hombre, habiendo sido concebido del Espíritu Santo y nacido de la Virgen María.  Murió en la cruz como sacrificio por nuestros pecados según las Escrituras.  Mas aún, se levantó de los muertos y se elevó al Cielo donde es ahora nuestro Sumo Sacerdote y Abogado a la diestra de Dios (Lc 1:30-31; Jn 1:1-18, 29; 2:18-22; 8:54-58; 20:19-28; Ro 3:24-26; 5:12-21; 1 Co 15:1-8; 2 Co 5:14-21; Ef 1:20-21; Fil 2:5-11; Col 1:13-20; 2:9-10; He 1:3; 4:14-5:10; 7:25; 1 Jn 2:1).

  1. EL MINISTERIO DEL ESPÍRITU SANTO

Creemos que el ministerio del Espíritu Santo es el de glorificar al Señor Jesucristo, y durante este siglo, convencer al hombre, de pecado al creyente, y morar, guiar, instruir y equipar al creyente a una vida piadosa  (Jn 14:16, 17, 26; 15:2627; 16:7-15; Hch 1:5, 8; 2:1-4; 2:16-18; 1 Co 2:10-13; 3:16; 6-19).

  1. LA NATURALEZA Y EL ESTADO DE LA HUMANIDAD

Creemos que la humanidad fue creada en Adán a imagen y semejanza de Dios, pero que ha caído en pecado y por lo tanto está perdida y es solo a través de la regeneración por el Espíritu Santo que se puede alcanzar la salvación y recibir la vida espiritual (Gen 1:26-27; 3:1-19; Ro 3:10-23; 5:12-19; Tit 3:5).

  1. LA SALVACIÓN

Creemos que la sangre derramada de Jesucristo y Su resurrección dan la justificación y salvación a todos los que creen, y solo aceptando a Jesucristo se nace del Espíritu Santo, y así venimos a ser hijos de Dios (Mt 26:28; Jn 1:12-13; 3:3-18; 14:6; Hch 4:12; Ro 3:23-27; 4:23-5:21; Ef 1:7; 2:8-9; 1 Pe 1:1-5).